EL DIARIO EsDMG.

viernes, 27 de septiembre de 2013

ERMITA DE SAN LUCAS, Patrimonio Arquitectónico de Colombia


RESEÑA HISTÓRICA


Los primeros habitantes de la región fueron los indígenas cariachiles. Los misioneros capuchinos bautizaron a la población con ese nombre, debido a un molino de trigo que existió durante la época del dominio español, el cual fue demolido después. Con el tiempo y luego de los españoles, llegaron familias de portugueses, franceses y alemanes. El Molino está ubicado en la estribaciones de la serranía de Perijá, en la Baja Guajira.

Cuenta Arnoldo Aponte Urbina, en su libro “Breve Reseña Histórica sobre la Iglesia de El Molino”, que "en 1754 el conde de Aranda, con órdenes de su majestad Carlos III, envió al sacerdote Fray Miguel de Pamplona a construir una capilla pajiza provisional para cooperar en la propagación de la fe católica, mientras se continuaba la construcción de este templo, levantado inicialmente hasta media altura, cuyas paredes sirvieron como cuartel de resistencia española en 1813". El sacerdote Vicente Thadeo Valdés y el señor Esteban Machado, constructores de la capilla, llegaron a El Molino en 1771.

Ermita San Lucas.                         Foto: Rafael Aarón RS
La Ermita es un inmueble del siglo XVIII, construido siguiendo los parámetros españoles pero con influencias de los indios cariachiles, sus artífices. Es la edificación más antigua de El Molino, localizada al costado oriental de su plaza principal. De planta rectangular, con un presbiterio separado del cuerpo central por tres arcos, cuenta con dos hileras de pies derechos que conforman tres naves y sobre éstos un enramado estructural compuesto de vigas, estribos y tirantes de influencia mudéjar, en la manera de amarrar la madera y definir los perfiles de las cubiertas y cornisas bajo los aleros. Fue construida en mampostería mixta de piedra y ladrillo de grandes dimensiones; su techo es de teja de barro y las campanas, que fueron fundidas en las casas de fundición de hierro y cobre existentes en La Guajira, tienen una inscripción en la que se lee: “Me llamo María del Rosario, el santísimo sacramento es mi amo y me hicieron Esteban Machado y Vicente Tadeo Valdés, en este pueblo en el 18 de octubre de 1775”; en la fachada principal existen dos en alto relieve, dispuestas simétricamente a los costados de la puerta principal, que significan Santísimo Sacramento. La capilla, que ha sido intervenida en varias oportunidades, posee un altar mayor de madera con algunas figuras alegóricas en alto relieve.


Nombre del bien:     ERMITA DE SAN LUCAS

Código de Registro: 1_1_1_3_44_110_01

Departamento:        LA GUAJIRA

Municipio:                EL MOLINO

FUENTE(S)

www.banrep.gov.co
Investigación: JIMENA MONTAÑA CUELLAR.
Textos: PABLO CASTILLO MUÑOZ.
Fuentes: AROLDO APONTE URBINA. "Breve reseña histórica sobre la iglesia colonial de El Molino".

DESCRIPCIÓN FÍSICA

Ermita San Lucas de El Molino.                 Foto Rafael Aarón 
La Ermita está compuesta por tres naves delimitadas por dos hileras de pies derechos. El presbiterio está separado de la nave por tres arcos y se encuentra realzado por tres gradas. Posee tres accesos uno principal y dos laterales. La torre campanario se encuentra en el costado izquierdo de la fachada principal y ambas están separadas del cuerpo de la iglesia.

La Ermita mide 32 metros de largo por 16 metros de ancho y 12 metros de altura; la cubierta es a tres aguas.



FUENTE(S)

Autor: Ministerio de Cultura
Consecutivo: 9
Página(s):


MATERIALES Y TÉCNICA

Los muros son de 70 centímetros de espesor. Los de las esquinas y el de la fachada principal son en mampostería de ladrillo, los demás son combinados en adobes de igual tamaño a los ladrillos y piedra. El arco toral, los contrafuertes, los arcos, cornisas, jambas, molduras, diente de perro y demás elementos ornamentales están construidos con ladrillo.

Los pisos fueron originalmente en tierra apisonada en las naves, de ladrillo tablón en el presbiterio y el atrio. En 1953 se instaló baldosín de cemento y luego en 1986 se colocó ladrillo tablón vitrificado de 25 x 25 cm, sobre una placa de concreto que varía entre 6.5 y 15 cm de espesor.

La cubierta es a tres aguas. La estructura de par y nudillo original fue remplazada entre los años 1938 y 1939 por una cercha constituida por cuchillos, pendolón y un nudillo mal ubicado. Se conservaron las dos hileras de pies derechos unidos mediante estribos en sentido longitudinal, apoyados sobre zapatas y los tirantes dobles que unen los estribos transversalmente. Esta armadura estaba sobre elevada, al estar apoyada en una segunda solera que se colocó sobre la solera original. El acabado de esta cubierta era en teja de cemento plana, aunque esta estructura fue restituida recientemente dentro de las obras que se llevaron a cabo en la restauración integral del templo.

La cubierta de las naves laterales está conformada por la prolongación de los faldones de la cubierta de la nave central, apoyadas sobre alfardas, que a su vez son recibidas por las vigas soleras apoyadas en los muros perimetrales.

El primer cuerpo de la torre campanario se levantó en fecha indeterminada, el cual quedo inconcluso aproximadamente a media altura. Este primer cuerpo no poseía acabado y por lo tanto mostraba el material de fábrica a la vista y al parecer fue agregado al templo, ya que existe una junta de dilatación entre ambos volúmenes. La conclusión de la torre sólo se efectúa en el año 1969, con base en un proyecto realizado por el arquitecto Rafael Orcasita Vega. La torre remata en cúpula y linterna.

FUENTE(S)

Autor: Ministerio de Cultura
Consecutivo: 9
Página(s):


ESTADO DE CONSERVACIÓN

El templo fue recientemente intervenido; el proyecto de restauración integral y las tres primeras etapas de las obras fueron ejecutados por el arquitecto Rafael Rincón Calixto, entre julio de 1995 y abril de 1997.

Se retiró el piso existente en tablón vitrificado y se demolieron las gradas. Se recuperaron los niveles originales y los acabados de piso en ladrillo tablón, según los vestigios encontrados, recuperándose la conformación original del presbiterio realzada por tres gradas.

Los pañetes tanto interiores como exteriores se recuperaron. Los muros interiores y exteriores se pintaron con pintura de cal y a las carpinterías en madera también se les recuperó su pintura.

Se recuperaron los niveles originales de las fachadas y se hizo la reposición de molduras y cornisas; igualmente se logró recuperar el vuelo de la cubierta sobre la fachada principal.

Se reemplazó carpintería de puertas y ventanas en su totalidad, no quedando vestigios de la original.

Se realizó la instalación de tubería, alambrado eléctrico, iluminación y de sonido.

Para la restauración de la torre, se colocó el piso de ladrillo tablón en el primer piso. Se recuperaron los pañetes interiores y exteriores de la torre y la cúpula, se pintaron con pintura de cal y se construyeron los entrepisos y la escaleras en madera.

FUENTE(S)

Autor: Ministerio de Cultura
Consecutivo: 9
Página(s):



0 comentarios:

El Cerrejón en Mi Tierra

Loading...

Sendas instagram